Una Reflexión sobre la Guerra de Yom Kippur de 1973

sábado, 30 de octubre de 2021

Odiamos la guerra. No nos regocijamos en las victorias. Nos regocijamos cuando se cultiva un nuevo tipo de algodón, y cuando las fresas florecen en Israel.

Golda Meir

Yom Kipur, el día más sagrado en el calendario hebreo, es un día de ayuno y reflexión. Todos tenemos buenos recuerdos de romper el ayuno con la familia al final del Día de la Expiación y esperamos celebrar Sucot. Este día es tan venerado que nunca se pospone, incluso cuando aterriza en el Shabat. Es fundamental para la fe judía.

Aunque la fiesta ha sido honrada y celebrada durante siglos, el Yom Kippur de 1973 se destaca como una fecha dolorosa y trágica. De este día se hablará durante décadas, a través de historias que contienen un inmenso dolor, coraje y heroísmo. En Shabat, el 6 de octubre de 1973, estalló la Guerra de Yom Kippur, trayendo un recuerdo oscuro a este día bendecido.

La guerra comenzó cuando los soldados egipcios y sirios avanzaron para reclamar la tierra que habían perdido durante la famosa guerra de los Seis Días de 1967. Israel fue atacado simultáneamente en las fronteras norte y sur. El ataque fue ordenado por el presidente de Egipto en ese momento, Anwar el-Sadat. Aunque quería hacer las paces con Israel, sabía que la mala economía de su país y la tierra perdida crearían condiciones desfavorables en tiempos de paz para los egipcios. Decidió en cambio atacar a Israel en el día más sagrado.

Debido a que la mayoría de los soldados israelíes estaban observando Yom Kippur con sus familias, habían menos listos para luchar contra los ejércitos entrantes. Lo que sucedió después es destrucción y desolación como nunca hemos conocido.

Batya comparte sus recuerdos de esta guerra: " Vivía a dos casas de la residencia del Primer Ministro. Como cada Yom Kippur, las calles estaban desiertas y no había un solo vehículo en las carreteras. No había medios de comunicación, ya que todos los canales estaban apagados. Solo los fieles que van y vienen a la sinagoga eran vistos en las calles de vez en cuando. Todos estaban débiles y cansados por el ayuno.

Al mediodía escuché vehículos que circulaban por la carretera a una velocidad vertiginosa. Simplemente siguieron viniendo. Salí al porche para ver quién se atrevía a conducir en Yom Kippur y descubrí que los conductores eran personal y ministros del gobierno que habían llegado a la casa de la primera ministra Golda Meir.

Sabíamos que algo andaba mal, así que encendimos la radio para averiguar qué estaba pasando."
 
 Un portavoz de las FDI en la radio dijo: "A partir de las 2:00 PM, las fuerzas egipcias y sirias están atacando el Sinaí y los Altos del Golán desde el aire y por tierra. Después de una serie de ataques aéreos contra nuestros puestos avanzados y campamentos de fuerza, la infantería lanzó un ataque terrestre. Las fuerzas egipcias cruzaron el Canal de Suez en varios lugares, y las fuerzas sirias lanzaron un ataque blindado y de infantería a lo largo de la línea en los Altos del Golán.  Las fuerzas de las FDI están trabajando contra los atacantes, y en ambos sectores hay batallas en el aire y en tierra."

El resto es historia. Aunque sus enemigos trataron de destruir a Israel a través de este ataque sorpresa, Israel ganó territorios que nunca había tenido la intención de capturar. Egipto había perdido la península del Sinaí y la Franja de Gaza, Jordania perdió Cisjordania (Judea y Samaria) y Jerusalén Este, y Siria perdió los Altos del Golán. La victoria de Israel se produjo a costa de grandes bajas, y los israelíes criticaron la falta de preparación del gobierno. Ese tiempo ahora se describe como "una guerra cargada de días y llena de sangre".

Testimonio de un piloto israelí:

Estaba en un vuelo sobre el Canal de Suez. Estábamos en una misión para detener a las fuerzas egipcias que intentaron en las masas de tanques y soldados atravesar las fronteras de Israel. Vi desde la cabina el incomparable equilibrio de poder, cientos de tanques del ejército enemigo y miles de soldados egipcios acercándose y luchando. En el lado israelí, había muy pocas fuerzas militares para proporcionar protección a las fronteras. Desde arriba parecía impactante. Podría terminar en un Holocausto y la destrucción de todo un estado, el Estado de Israel. No creí lo que vi, y me dije a mí mismo, no puede ser. ¿Dónde se encuentra el equilibrio del poder?

Los aviones de la Fuerza Aérea continuaron con bombardeos continuos y vi a los miles de soldados egipcios avanzando casi sin interrupción y pocas fuerzas de soldados y tanques en el lado israelí.

Luego me senté en la cabina y oré por un milagro. Soy un kibutznik, y fui educado en un kibutz no religioso. Pero de repente veo un espectáculo increíble. Masas de soldados egipcios regresando hacia Egipto, tanques retirándose. Algunos de los combatientes enemigos levantan una bandera blanca y se rinden, y no entiendo lo que está sucediendo. Me quedo atónito y me pregunto, ¿qué está pasando allá abajo?

Esta escena no ha sido borrada de mi memoria y recuerdo que más tarde, cuando la guerra fue olvidada en el discurso de los guerreros, escuché lo que había sucedido a partir del testimonio de los prisioneros egipcios.

Aquí está la historia del lado egipcio: A medida que los egipcios avanzaban hacia Israel, de repente vieron masas de soldados israelíes. Estaban seguros de que estaban cayendo en una trampa de la que no saldrían con vida. No entendían de dónde venían todos estos soldados. Por miedo y ansiedad decidieron rendirse.

Yo soy el piloto. Vi desde arriba el equilibrio de poder. Sabía que había un Dios en el cielo, que nos guarda con todos sus ángeles. Gracias a su defensa e intervención pudimos ganar la difícil y sangrienta guerra.

Oh Dios, no guardes silencio: No calles, oh Dios, ni te estés quieto. Porque he aquí que rugen tus enemigos, y los que te aborrecen alzan cabeza. Contra tu pueblo han consultado astuta y secretamente, y han entrado en consejo contra tus protegidos. Han dicho: Venid, y destruyámoslos para que no sean nación, y no haya más memoria del nombre de Israel.

Salmos 83:1-5

Israel está rodeado de enemigos. Nuestra existencia es un testimonio de las maravillas y milagros de Dios desde la creación, un pacto eterno que Él hizo con Abraham y nuestros antepasados. Que el Señor continúe luchando por nosotros.

Que recordemos siempre los tiempos de tragedia, para que podamos honrar a los que murieron y asegurarnos de que el mal de la guerra no se repita.

¿Está dispuesto a bendecir a Israel, marcar una diferencia en la vida de las personas, y asociarse con el plan de Dios para la restauración de la tierra de Israel?

Historias Recientes Relacionadas

Lea nuestras historias relacionadas y novedades más recientes.
Almendro Florece
Como Árbol Plantado Junto a las Aguas – Tu BiShvat
viernes, 14 de enero de 2022
Piedra en Honda
Abrazando la Valentía este Año Nuevo
viernes, 7 de enero de 2022

¡Descargue la App de Noticias VPI!

Permanezca ACTUALIZADO de eventos clave de alrededor del mundo.
DESCUBRA cómo se relacionan con profecías bíblicas.
ORE por gracia y provisión donde se necesitan más.

app Playgoogle Play

Reciba las Noticias y Novedades Más Recientes

Manténgase al tanto. Reciba las historias y novedades más recientes desde Israel. ¡Apóyenos en oración!

Al proceder, acepto los Términos de Uso y la Política de Privacidad.

Permanezca Involucrado

Déjenos Saber de Usted

Vision for Israel
P.O. Box 7743
Charlotte, NC 28241
United States
E: info@visionforisrael.com
T: +1 (704) 583-8445
F: +1 (704) 583-8308

Hazon Le’Israel
P.O. Box 9145
Modi'in, 7178451
Israel
E: info@visionforisrael.co.il
T: +972 (8) 978 6400
F: +972 (8) 978 6429

Diseñado y Desarrollado por WITH LOVE INTERNET