Parashat Vayechi—Blog de Enseñanza

miércoles, 15 de diciembre de 2021

Únase a nosotros para la lectura de la Parashá de esta semana mientras echamos una mirada más profunda a los últimos versículos del libro de Génesis (47: 28-50: 26).

A lo largo del libro de Génesis, aprendemos sobre nuestros padres, sus interesantes vidas, sus esposas e hijos, y su proceso de transmisión de bendiciones de generación en generación. También aprendemos que nuestros antepasados son simples mortales y, sin embargo, fueron elegidos por Dios para ser legados eternos que impactarán a las futuras generaciones. Nuestros ancestros han allanado el camino para la fe en Dios al mostrarnos cómo caminar al paso con Él.

Las Bendiciones e Instrucciones del Padre

En estos últimos capítulos del libro de Génesis, descubriremos más sobre el final de la vida de Jacob en la tierra de Egipto y la forma en que bendijo a cada uno de sus hijos y nietos. Aquí están las instrucciones y bendiciones que dio:

  • Primero, instruyó a José que no lo enterrara en Egipto, sino en el lugar donde fueron enterrados sus padres (Génesis 47:29-31).
  • En segundo lugar, bendijo a los hijos de José, Manasés y Efraín (Génesis 48).
  • Tercero, bendijo a sus doce hijos, cada uno con una bendición especial (Génesis 49:1-25).
  • Y su última instrucción fue que sus hijos lo enterraran en la cueva de Macpela (Gén. 49: 29-32).

 

La Petición de Jacob y la Bendición de los Hijos de José

La primera instrucción que Jacob le dio a José fue: “ Cuando Israel estaba a punto de morir, mandó llamar a su hijo José y le dijo: 'Si de veras me quieres, pon tu mano debajo de mi muslo y prométeme amor y lealtad. ¡Por favor, no me entierres en Egipto! Cuando vaya a descansar junto a mis antepasados, sácame de Egipto y entiérrame en el sepulcro de ellos'". (Génesis 47: 29-30). A esta altura de la historia, Jacob tenía 147 años y, junto con sus hijos y sus familias, vivieron en Egipto con José durante 17 años. José era el segundo hombre más poderoso del reino egipcio y, sin embargo, aceptó la solicitud de su padre y llevó a sus dos hijos, Manasés y Efraín, a ver a su abuelo antes de morir.

 

“ Israel ya era muy anciano, y por su avanzada edad casi no podía ver;  por eso José los acercó, y su padre los besó y abrazó.  Luego le dijo a José: 'Ya había perdido la esperanza de volver a verte, ¡y ahora Dios me ha concedido ver también a tus hijos'". Génesis 48:10-11

 

El encuentro entre Jacob, José y sus nietos es entrañable. Durante muchos años, Jacob pensó que José estaba muerto, y ahora Jacob no solo se reunió con su amado hijo José, sino que también pudo conocer a sus nietos por primera vez. Bendijo a José y a sus hijos diciendo: “Que el Dios en cuya presencia caminaron mis padres, Abraham e Isaac, el Dios que me ha guiado desde el día en que nací hasta hoy, el ángel que me ha rescatado de todo mal, bendiga a estos jóvenes. Que por medio de ellos sea recordado mi nombre y el de mis padres, Abraham e Isaac. Que crezcan y se multipliquen sobre la tierra”. (Génesis 48:15-16)

 

Jacob Bendice a Sus Hijos y Da Su Última Instrucción (Génesis 49)

Imagínese a Jacob acostado en su cama a punto de morir con sus doce hijos junto a su cama. Probablemente, cada uno de los hijos estaba ansioso por escuchar la bendición que recibiría de su padre. Jacob bendice a sus doce hijos y luego da una última instrucción para que sea sepultado en la cueva del campo de Macpela, donde fueron sepultados Abraham, Sara, Isaac, Rebeca y Lea.

 

"Cuando Jacob terminó de dar estas instrucciones a sus hijos, volvió a acostarse, exhaló el último suspiro, y fue a reunirse con sus antepasados”. —Génesis 49:33

 

El Fin de los Días de José

Tan pronto Jacob exhala su último aliento, José se arroja sobre su padre llorando por él y besándolo. Hace que embalsamen a su padre y luego le pide al faraón permiso para enterrar a su padre en Canaán. Con la bendición del faraón, José fue a Canaán para enterrar a su padre, acompañado por los funcionarios del faraón y la familia de José. José y sus hermanos cumplieron la promesa que le habían hecho a su padre al enterrarlo en la cueva en el campo de Macpela.

 

Mientras José y toda la compañía regresan a Egipto, los hermanos de José están llenos de temor de que José trate de desquitarse por todo el daño que le hicieron. Por lo tanto, le mienten y le dicen que su padre dejó una última instrucción para que José perdonara a sus hermanos. Cuando José ve a sus hermanos, les explica amablemente: “'No tengan miedo. ¿Puedo acaso tomar el lugar de Dios? Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente. Así que, ¡no tengan miedo! Yo cuidaré de ustedes y de sus hijos. Y así, con el corazón en la mano, José los reconfortó”. (Génesis 50:19-21)

 

José murió a la edad de ciento diez años, embalsamado y colocado en un ataúd guardado en Egipto.

 

 José y Yeshúa

¿Puedes ver una similitud entre la vida de José y la vida de Yeshúa? Ambos fueron odiados por sus hermanos, vendidos, sufrieron mucho y, sin embargo, se convirtieron en hombres poderosos que salvaron muchas vidas. José proporcionó comida a los hambrientos y salvó muchas vidas. Yeshúa alimentó a millones, no solo con comida física sino también con comida espiritual. Yeshúa dio su vida para salvar a todos los que creyeran en él. José fue ocultado de sus hermanos y no lo reconocieron cuando llegaron a Egipto. Sin embargo, José conoció a sus hermanos de inmediato, tuvo compasión y amor hacia ellos, e incluso decidió perdonarlos por traicionarlo. Yeshúa está oculto a los ojos de su pueblo y traicionado por muchos, y sin embargo, conoce a su pueblo, los ama, los perdona y entregó su vida por ellos.

 

 

Reflexión: Bendice, Perdona y Ama

Al reflexionar sobre la vida de José, vemos el gran sufrimiento que tuvo que soportar. Se puso de pie ante su familia y expresó su interpretación de sus sueños, y por eso sus hermanos lo odiaban, le tenían envidia e incluso colaboraron en su contra. Todo el odio se debió simplemente a que se puso de pie y les dijo la simple verdad, lo que pudo haberles hecho sentir que José estaba siendo arrogante. ¿Cómo se sentiría uno si estuviéramos en su posición? ¿Solo, enojado, molesto, avergonzado, apenado o tal vez culpándose a sí mismo? Sus hermanos lo arrojaron a una cisterna para dejarlo morir y luego lo vendieron a los egipcios. Luego, fue encarcelado durante 12 años. José fue el único que supo interpretar el sueño que tuvo Faraón, y por eso su vida se salvó y fue ascendido a la segunda posición más poderosa de Egipto.

 

Cuando los hermanos de José llegaron a Egipto con necesidad de comida, José pudo haberse aprovechado de la situación para vengarse y devolverles una parte de lo que le habían hecho. Pero en cambio, a José solo le interesaba una cosa ... averiguar sobre su padre y si todavía estaba vivo. Luego, en esta parashá, aprendemos cómo anhelaba recibir las bendiciones de su padre. Sabía que esta bendición era el elemento más importante que necesitaba en su vida para poder transmitirla a sus hijos.

 

Al reflexionar sobre la vida de nuestros antepasados, oramos para que obtengamos una comprensión más profunda de las bendiciones y las instrucciones que nuestro Padre Celestial está hablando personalmente sobre cada uno de nosotros. Dios, ayúdanos a bendecir la forma en que Jacob bendijo a sus hijos y nietos, perdonar la forma en que José perdonó a sus hermanos y amar de la forma en que Yeshúa ama y se preocupa por Su pueblo.

¿Está dispuesto a bendecir a Israel, marcar una diferencia en la vida de las personas, y asociarse con el plan de Dios para la restauración de la tierra de Israel?

Historias Recientes Relacionadas

Lea nuestras historias relacionadas y novedades más recientes.
Almendro Florece
Como Árbol Plantado Junto a las Aguas – Tu BiShvat
viernes, 14 de enero de 2022
Piedra en Honda
Abrazando la Valentía este Año Nuevo
viernes, 7 de enero de 2022

¡Descargue la App de Noticias VPI!

Permanezca ACTUALIZADO de eventos clave de alrededor del mundo.
DESCUBRA cómo se relacionan con profecías bíblicas.
ORE por gracia y provisión donde se necesitan más.

app Playgoogle Play

Reciba las Noticias y Novedades Más Recientes

Manténgase al tanto. Reciba las historias y novedades más recientes desde Israel. ¡Apóyenos en oración!

Al proceder, acepto los Términos de Uso y la Política de Privacidad.

Permanezca Involucrado

Déjenos Saber de Usted

Vision for Israel
P.O. Box 7743
Charlotte, NC 28241
United States
E: info@visionforisrael.com
T: +1 (704) 583-8445
F: +1 (704) 583-8308

Hazon Le’Israel
P.O. Box 9145
Modi'in, 7178451
Israel
E: info@visionforisrael.co.il
T: +972 (8) 978 6400
F: +972 (8) 978 6429

Diseñado y Desarrollado por WITH LOVE INTERNET