Parashat Vayak’hel—La Morada Eterna de Dios en Nosotros

sábado, 26 de febrero de 2022

Moisés convocó a toda la congregación de los hijos de Israel y les dijo: Estas son las cosas que Jehová ha mandado que sean hechas..

Éxodo 35:1

Únase a nosotros para la lectura de esta semana de Parashat Vayakhel, que significa "reunirse / congregarse". Echaremos un vistazo al deseo de Dios de morar entre nosotros en el libro de Éxodo (35:1 - 38:20). Descubriremos el vínculo entre el mandamiento de Dios de descansar, la construcción del Tabernáculo y cómo Yeshúa preparó el camino para hacer Su hogar dentro de nosotros (Hechos 1: 4).

En esta Parasha, Dios le pide a Moisés que reúna al pueblo de Israel para recibir instrucciones para construir el Tabernáculo. Una tienda de reunión en la que Dios hablaría a Moisés y comunicaría Su voluntad al pueblo. Moisés les está pidiendo que contribuyan con ofrendas de corazón voluntario para construir un tabernáculo muy especial para la gloria de Dios. Artesanos hábiles y ungidos son llamados a completar el trabajo del tabernáculo.

El Sabbat es para Descansar

La Parasha comienza con un mandamiento muy importante en Éxodo 35:1-3. Moisés reúne al pueblo y le instruye acerca de la santidad del sabbat y le ordena que limite su trabajo a sólo seis días a la semana:

 "Moisés convocó a toda la congregación de los hijos de Israel y les dijo: Estas son las cosas que Jehová ha mandado que sean hechas: Seis días se trabajará, mas el día séptimo os será santo, día de reposo para Jehová; cualquiera que en él hiciere trabajo alguno, morirá. No encenderéis fuego en ninguna de vuestras moradas en el día de reposo." 

Después de 400 años de esclavitud en Egipto, el pueblo de Israel no sabía cómo confiar en que Dios proveería para ellos. Fueron aplastados bajo la mano dura del trabajo, y el descanso era un concepto extraño, no en línea con su profundamente arraigada mentalidad de esclavitud.

 Necesitaban un recordatorio constante de Dios de que no solo se les animaba a descansar, sino que se les ordenaba que lo hicieran, poniendo un límite entre Sus hijos y las dificultades opresivas. Era importante para Dios que Su pueblo nunca más fuera esclavizado por naciones extranjeras o repitiera el mismo comportamiento con sus acciones. Por lo tanto, Dios estableció lo primero al declarar que el descanso es una parte inseparable de quién es Él.

Recaudación de Contribuciones para el Tabernáculo

Dios deseaba morar entre su pueblo, convertirse en su hogar y ser su Dios. Aunque el pueblo de Israel ya no era esclavo en Egipto, tampoco estaba todavía en la tierra prometida. La solución de Dios para este período intermedio fue construir un tabernáculo. El tabernáculo era una "tienda de reunión" donde Él se reunía con Su pueblo y hablaba con Moisés.

 

Luego se le pidió al pueblo de Israel que contribuyera a la construcción del tabernáculo, cada uno de acuerdo con la generosidad de su corazón en Éxodo 35:4-8:

 

"Y habló Moisés a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: Esto es lo que Jehová ha mandado: Tomad de entre vosotros ofrenda para Jehová; todo generoso de corazón la traerá a Jehová; oro, plata, bronce, 6 azul, púrpura, carmesí, lino fino, pelo de cabras, 7 pieles de carneros teñidas de rojo, pieles de tejones, madera de acacia, 8 aceites para el alumbrado, especias para el aceite de la unción y para el incienso aromático."

 

Muy pronto, las contribuciones llegaron inundando. La gente regalaba sus joyas, madera preciosa, lino fino, especias, aceites y más.

 

El pueblo de Israel respondió a la invitación de Dios con corazones abiertos y generosidad. ¡La abundancia de ofrendas de corazón voluntario era tan abundante que Moisés tuvo que instruir a la gente para que dejara de dar, ya que recolectaron lo suficiente!

Llamando a Artesanos Calificados a Construir

 

Ninguna casa se puede construir sin constructores capaces de sentar fielmente los cimientos y llenar sus interiores. Dios entonces llama a Bezaleel, un hábil artesano, para construir su morada en Éxodo 35:30-33:

"Mirad, Jehová ha nombrado a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá; y lo ha llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría, en inteligencia, en ciencia y en todo arte, para proyectar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, y en la talla de piedras de engaste, y en obra de madera, para trabajar en toda labor ingeniosa."

Bezaleel fue llamado a usar sus habilidades para construir el tabernáculo en todo su esplendor, pero no trabajó solo. Dios también puso Su espíritu en otros artesanos expertos para completar la obra. Prestando atención a cada instrucción detallada, cosieron cortinas de lino fino, elaboraron el arca del pacto y cubrieron los muebles con oro. Juntos usaron su mano y los dones dados por Dios para servir y llenar la morada de Dios con cada cosa preciosa.

Una Morada Eterna

Si solo había un lugar en el que Dios se encontraría con Su pueblo en el pasado, Yeshúa estaba a punto de cambiar eso para siempre. Después de que Él fue a la cruz, el perdón para todos estaba disponible, y el pecado ya no podía separar a los hijos de Dios de Él. A través de este acto de redención, el Espíritu Santo ahora podía morar en cada corazón dispuesto.

 

Mientras que Yeshúa se apareció a los discípulos durante 40 días después de Su resurrección, Él los dejó con este don reconfortante de la vida en el Espíritu Santo:

 

"Y mientras estaban reunidos, les mandó: que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí." - Hechos 1:4

 

El pueblo de Israel nunca más se limitará a una tienda física para reunirse con Dios cuando Yeshúa decidió hacer de Su hogar en nosotros, una morada eterna dentro de los corazones de Sus hijos para guiarlos, consolarlos y alentarlos.

Reflexión: La Morada Eterna de Dios en Nosotros

 

Desde el inicio de los tiempos, Dios deseaba morar entre Su pueblo y darles descanso. En la reunión del pueblo de Israel en el Monte Sinaí, Dios dio instrucciones. Les recordó a Sus hijos lo importante que era descansar en el día de reposo y santificarlo, manteniéndolos a salvo de volver a la esclavitud.

 

Entonces deseó construir un tabernáculo, un lugar donde pudiera morar entre Su pueblo. Ya no es un Dios aparentemente indiferente o distante, sino un Dios que desea la cercanía con aquellos a quienes ama, consolando a un pueblo que camina errante por el desierto, buscando un hogar.

 

Así como el pueblo de Israel contribuyó con sus propias posesiones para construir un tabernáculo, tratamos nuestros corazones de la misma manera, un lugar digno del Espíritu Santo. La generosidad de sus corazones para contribuir a la construcción del tabernáculo pinta una imagen inspiradora para que hoy nos ofrezcamos como sacrificios vivos (Romanos 12:1).

 

A cada persona se le han dado talentos y habilidades para servir con la construcción del reino de Dios de maneras creativas. Así como Bezaleel fue ungido para construir el tabernáculo, nosotros también hemos sido llamados a ofrecer voluntariamente nuestros dones y trabajar con nuestras manos y servir.

 

Al reflexionar sobre esta Parasha, damos gracias a Dios por darnos descanso y regalarnos el Espíritu Santo que mora en nosotros. Dios, por favor limpia nuestros corazones y llénanos de nuevo con tu bondad. Ayúdanos a ser fieles con las habilidades que nos has dado para construir tu reino hoy.

¿Está dispuesto a bendecir a Israel, marcar una diferencia en la vida de las personas, y asociarse con el plan de Dios para la restauración de la tierra de Israel?

Historias Recientes Relacionadas

Lea nuestras historias relacionadas y novedades más recientes.

¡Descargue la App de Noticias VPI!

Permanezca ACTUALIZADO de eventos clave de alrededor del mundo.
DESCUBRA cómo se relacionan con profecías bíblicas.
ORE por gracia y provisión donde se necesitan más.

app Playgoogle Play

Reciba las Noticias y Novedades Más Recientes

Manténgase al tanto. Reciba las historias y novedades más recientes desde Israel. ¡Apóyenos en oración!

Al proceder, acepto los Términos de Uso y Política de Privacidad.

Permanezca Involucrado

Déjenos Saber de Usted

Vision for Israel
P.O. Box 7743
Charlotte, NC 28241
United States
E: info@visionforisrael.com
T: +1 (704) 583-8445
F: +1 (704) 583-8308

Hazon Le’Israel
P.O. Box 9145
Modi'in, 7178451
Israel
E: info@visionforisrael.co.il
T: +972 (8) 978 6400
F: +972 (8) 978 6429

Diseñado y Desarrollado por WITH LOVE INTERNET