Parashat Matot-Masei

sábado, 30 de julio de 2022

"Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere juramento ligando su alma con obligación, no quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca."

Números 30:2

Para la porción de la Torá de esta semana, vamos a leer Parashat Matot-Masei de Números 30:2-36:13, que significa 'Recorridos-Tribus'.

 

En esta parashá, exploraremos el viaje de 40 años que las tribus recorrieron en el desierto, la importancia de nuestros votos, siguiendo las instrucciones de Dios y asegurándonos que nuestras palabras coincidan con nuestras acciones.

 

En este punto, el pueblo de Israel se está acercando al final de sus 40 años de vagar por el desierto y ha pasado por muchas pruebas.

 

Dios usó su tiempo de espera para entrar en la tierra prometida como la oportunidad perfecta para prepararlos para enfrentar a sus enemigos, pero no antes de que aprendieran a caminar en otro nivel de obediencia e integridad.

 

Aquí hay tres ejemplos en los que Dios enseña al pueblo de Israel cómo sus palabras, obediencia y acciones van de la mano con las consecuencias, para bien o para mal.

Votos y Juramentos

La parashá comienza con las instrucciones de Moisés a los jefes de las tribus, explicándoles la importancia de tratar sus votos al Señor con reverencia, teniendo especial precaución para estar plenamente comprometidos:

"Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere juramento ligando su alma con obligación, no quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca." - Números 30:2

A menudo, las palabras se pueden usar livianamente y sin mucha previsión de las posibles consecuencias que podrían traer.

 

Moisés fue un mediador entre Dios y el pueblo, y Dios lo eligió como portavoz para transmitir su voluntad al pueblo, que es una posición grande y poderosa en la que estar.

 

Como líder, aprendió de primera mano lo importantes e influyentes que eran sus palabras, ya que no se le permitió entrar en la tierra prometida después de reprender al pueblo en Meriba.

 

Por lo tanto, no es de extrañar que les enseñe una de las lecciones más importantes: sus palabras importan, ya sea un juramento, una corrección o una guía. Si se usan descuidadamente, corremos el riesgo de profanar las cosas santas e importantes, o incluso de descarriar a la gente.

 

Moisés incluso da ejemplos de casos en los que una persona debe ser liberada de juramentos y obligaciones. ¡Gracias a Dios hay una solución incluso cuando nos comprometemos demasiado y abarcamos más de lo que podemos apretar!

Cómo la Obediencia Sigue a las Palabras

Dios entonces ordena a los israelitas que vayan a la guerra contra los madianitas, que siguieron el consejo de Balaam y sedujeron a los israelitas a ser infieles al Señor:

“Entonces Moisés habló al pueblo, diciendo: Armaos algunos de vosotros para la guerra, y vayan contra Madián y hagan la venganza de Jehová en Madián.  Mil de cada tribu de todas las tribus de los hijos de Israel, enviaréis a la guerra.” - Números 31:3-4

Aunque ganaron la batalla, desobedecieron las instrucciones de Dios al tomar mujeres para sí mismos:

"Y los hijos de Israel llevaron cautivas a las mujeres de los madianitas, a sus niños, y todas sus bestias y todos sus ganados; y arrebataron todos sus bienes. e incendiaron todas sus ciudades, aldeas y habitaciones." Números 31:9-11

Moisés estaba enojado porque les dio instrucciones, y ellos no obedecieron. Luego les instruyó que se purificaran después de su desobediencia.

 

Después de algún tiempo, mientras dividían el botín entre las tribus, entendieron que sus caminos no eran agradables al Señor y mostraron arrepentimiento genuino al recoger una ofrenda a Dios:

"Por lo cual hemos ofrecido a Jehová ofrenda, cada uno de lo que ha hallado, alhajas de oro, brazaletes, manillas, anillos, zarcillos y cadenas, para hacer expiación por nuestras almas delante de Jehová." – Números 31:50

Dios quería dar la tierra prometida en su totalidad al pueblo de Israel. Esta batalla sirvió de preparación para ver si prestarían atención o no a sus instrucciones cuando luchaban contra las naciones gentiles que poseían la tierra o si caerían presas de la desobediencia.

Digamos las Cosas en Serio

Los rubenitas y gaditas decidieron que no querían cruzar el Jordán a la tierra prometida con su pueblo y ganado. Esto enfureció a Moisés, quien pensó que no querían ir a la batalla y que no les importaba dejar la tarea difícil de conquistar la tierra al resto de las tribus.

 

Cuando le aseguraron que pelearían con sus compañeros israelitas hasta que todas las otras tribus recibieran su herencia, Moisés reitera lo esencial que es que cumplan con su obligación ante el Señor:

"Moisés les contestó: Si están dispuestos a hacerlo así, tomen las armas y marchen al combate. Crucen con sus armas el Jordán, y con la ayuda del Señor luchen hasta que él haya quitado del camino a sus enemigos. Cuando a su paso el Señor haya sometido la tierra, entonces podrán ustedes regresar a casa, pues habrán cumplido con su deber hacia el Señor y hacia Israel. Y con la aprobación del Señor esta tierra será de ustedes...pero, si se niegan, estarán pecando contra el Señor. Y pueden estar seguros de que no escaparán de su pecado. Edifiquen ciudades para sus pequeños, y construyan corrales para su ganado, pero cumplan también lo que han prometido." - Números 32:20-24

Moisés consideró que era un pecado contra el Señor si los rubenitas y gaditas no cumplían sus promesas ante Dios y los instó a que lo tomaran en serio, recordándoles que sus propias acciones los perseguirían si no cumplían.

Pasando la Prueba

Moisés registró todos los lugares donde el pueblo de Israel se detuvo en el camino a la tierra prometida y les recordó que continuaran sirviéndole con reverencia y obediencia como él les había enseñado en el desierto durante 40 años:

"Y habló Jehová a Moisés en los campos de Moab junto al Jordán frente a Jericó, diciendo: Habla a los hijos de Israel, y diles: Cuando hayáis pasado el Jordán entrando en la tierra de Canaán, echaréis de delante de vosotros a todos los moradores del país, y destruiréis todos sus ídolos de piedra, y todas sus imágenes de fundición, y destruiréis todos sus lugares altos; y echaréis a los moradores de la tierra, y habitaréis en ella; porque yo os la he dado para que sea vuestra propiedad." - Números 30:50-53

El hilo conductor entretejido a través de esta parashá es cuán importantes son nuestras palabras y acciones para el Señor y cómo cuando elegimos someter nuestros caminos al Señor, Él bendecirá nuestros pasos; pero cuando salimos de Su voluntad, no somos capaces de alcanzar la tierra prometida, la herencia que Dios ordenó para nosotros.

 

El pueblo de Israel es un ejemplo para nosotros hoy de cómo caminar con integridad y no transigir, cómo arrepentirnos cuando nos hemos descarriado y cómo considerar nuestros pasos cuidadosamente antes de tomarlos. Todos actuamos apresuradamente a veces y pagamos las consecuencias, pero Dios nos muestra gracia al perdonar nuestros pecados a medida que nos arrepentimos y nos alejamos de nuestros caminos.

 

Al reflexionar sobre Parashat Matot-Masei, damos gracias a Dios por enseñarnos cómo caminar con integridad en nuestras palabras, acciones y compromisos.

 

Oremos juntos:

"Dios, por favor enséñame cómo usar mis palabras sabiamente y ser intencional con mis compromisos y acciones. Guíame en tus caminos para que yo camine en tu voluntad para que pueda servirte fielmente."

Historias Recientes Relacionadas

Lea nuestras historias relacionadas y novedades más recientes.
Faro
¡Ustedes son la Luz del Mundo!
martes, 6 de diciembre de 2022
Rescate
Dar Gozo en Lugar de Cenizas
viernes, 2 de diciembre de 2022
Tomados de la Mano
El Secreto de la Tía Naama
viernes, 18 de noviembre de 2022

¡Descargue la App de Noticias VPI!

Permanezca ACTUALIZADO de eventos clave de alrededor del mundo.
DESCUBRA cómo se relacionan con profecías bíblicas.
ORE por gracia y provisión donde se necesitan más.

app Playgoogle Play

Reciba las Noticias y Novedades Más Recientes

Manténgase al tanto. Reciba las historias y novedades más recientes desde Israel. ¡Apóyenos en oración!

Al proceder, acepto los Términos de Uso y Política de Privacidad.

Permanezca Involucrado

Déjenos Saber de Usted

Vision for Israel
P.O. Box 7743
Charlotte, NC 28241
United States
E: info@visionforisrael.com
T: +1 (704) 583-8445
F: +1 (704) 583-8308

Hazon Le’Israel
P.O. Box 9145
Modi'in, 7178451
Israel
E: info@visionforisrael.co.il
T: +972 (8) 978 6400
F: +972 (8) 978 6429

Diseñado y Desarrollado por WITH LOVE INTERNET