Parashat Ekev - Bendiciones de Pacto

sábado, 20 de agosto de 2022

Y por haber oído estos decretos y haberlos guardado y puesto por obra, Jehová tu Dios guardará contigo el pacto y la misericordia que juró a tus padres. -

Deuteronomio 7:12

Para la porción de la Torá de esta semana, leeremos Parashat Ekev de Deuteronomio 7:12-11:25, que significa 'Porque'.

 

En esta parashá, Moisés le recuerda al pueblo de Israel el pacto que Dios hizo con ellos, las bendiciones que recibirán al seguirlo y las consecuencias que soportarían si olvidan al Señor, su Dios.

 

Antes de entrar en la tierra prometida, Dios, en Su gran sabiduría, se aseguró de que el pueblo de Israel no cayera presa de su orgullo, pensando que su justicia les daba la posesión de la tierra.

 

Pero, ¿recordarán todas Sus grandes bendiciones una vez que lleguen a la tierra que fluye con leche y miel? ¿Y cuál es la conexión entre el pacto de Dios con los israelitas y el sacrificio de Yeshúa en la cruz?

 

Exploremos esta parashá y veamos cómo Dios ve Sus misericordias de pacto, cómo Israel respondió a ello a lo largo de sus 40 años en el desierto, y lo que podemos aprender hoy.

Las Bendiciones

El pacto de Dios con el pueblo de Israel tenía numerosos beneficios.

 

Aunque hubiera sido suficiente ser elegido por el Dios del universo para ser su pueblo (Levítico 26:45), Dios quería dar a su pueblo un lugar de descanso de sus enemigos y bendecirlos abundantemente (Deuteronomio 7:12-13):

"Y por haber oído estos decretos y haberlos guardado y puesto por obra, Jehová tu Dios guardará contigo el pacto y la misericordia que juró a tus padres. Y te amará, te bendecirá y te multiplicará,  y bendecirá el fruto de tu vientre y el fruto de tu tierra, tu grano, tu mosto, tu aceite, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas, en la tierra que juró a tus padres que te daría.״

Dios repite varias veces en esta parashá que si el pueblo de Israel guarda Su pacto, Él echará a sus enemigos de la tierra. Encontrarán descanso, disfrutando de los arroyos, el trigo y la cebada, las vides y las higueras, los olivos, la miel  y todo tipo de abundancia, diciendo: "no te faltará nada."

 

Pero una petición garantiza que continuarán disfrutando de todos los beneficios del pacto en Deuteronomio 10:12-13:

 "Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma; que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad?"

Eso podría sonar como un simple intercambio: temer al Señor y recibir los beneficios del convenio.

 

Sin embargo, por alguna razón, el pueblo de Israel a menudo olvidaba al Señor su Dios, cayendo en la trampa del orgullo, la queja, la incredulidad y la rebelión.

  Una Reacción a Cada Acción

Antes de hacer el viaje a la tierra prometida, Dios le recuerda a Su pueblo a través de Moisés cómo los perdonó cada vez que se rebelaron (como con el becerro de oro y en Massah y Kibroth-Hatta'avah).

 

¿Por qué? Debido a que Hizo un pacto de ser su Dios, y manteniéndose fiel a su carácter, en Su gran misericordia, los perdonó cuando Moisés pidió perdón en nombre de ellos (Deuteronomio 9:25-28):

 "Me postré, pues, delante de Jehová; cuarenta días y cuarenta noches estuve postrado, porque Jehová dijo que os había de destruir.    Y oré a Jehová, diciendo: Oh Señor Jehová, no destruyas a tu pueblo y a tu heredad que has redimido con tu grandeza, que sacaste de Egipto con mano poderosa.    Acuérdate de tus siervos Abraham, Isaac y Jacob;    no mires a la dureza de este pueblo, ni a su impiedad ni a su pecado, 28 no sea que digan los de la tierra de donde nos sacaste: Por cuanto no pudo Jehová introducirlos en la tierra que les había prometido, o porque los aborrecía, los sacó para matarlos en el desierto."

Moisés actuó como mediador entre Dios y el pueblo, pidiéndole que recordara el pacto que hizo con Abraham, Isaac y Jacob y perdonara al pueblo por amor de Su nombre.

 

Entonces les advierte que no se vuelvan engreídos, pensando que Dios les dio la tierra debido a su justicia (Deuteronomio 9:4):

 "No pienses en tu corazón cuando Jehová tu Dios los haya echado de delante de ti, diciendo: Por mi justicia me ha traído Jehová a poseer esta tierra".

El Nuevo Pacto

El pacto que Dios hizo con Su pueblo es la columna vertebral de toda promesa cumplida reflejada en el sacrificio de Yeshúa en el Nuevo Testamento.

 

Yeshúa vino a la tierra para morir por un mundo que Él sabía que se rebelaría, traicionaría, abandonaría y daría por sentada Su misericordia.

 

Pero debido al pacto que Dios hizo con Abraham, Isaac y Jacob, Yeshúa consideró que era un gozo sellar el pacto con Su sangre para el perdón eterno de la humanidad.

 

Yeshúa es un mediador entre Dios y Su pueblo, tal como lo fue Moisés.

 

Cuando el pueblo de Israel pecó, Moisés se reunía con Dios, pidiéndole que recordara Su pacto. Al hacer un pacto en Su sangre, Yeshúa sirvió como el sacrificio definitivo.

 

A partir de ahí, Romanos 6:15-16 deja en claro que aunque somos perdonados a través de Su pacto, no debemos usar la misericordia de Dios como una excusa para pecar:

 "¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera! ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?"

Así como Dios advirtió al pueblo de Israel que no se envaneciera, Pablo le recuerda al cuerpo del Mesías que obedezca a Dios, no motivado por la obligación sino por la gracia y su deseo de servirle.

 

Aunque el pacto de Dios es eterno y Su amor es eterno, esto no debería ser una razón para aprovecharse injustamente de Su bondad.

 

Somos salvos por la gracia de Dios, no solo por nuestras acciones y obras de obediencia porque Dios mira la intención y motivación del corazón.

Humillando el Corazón

A lo largo de la historia, el pueblo de Israel olvidó a Dios y el pacto que hizo con ellos. Pagaron un precio terrible por olvidar que todo lo bueno que tenían era gracias a Él.

 

¿Pueden reconocer un área en su vida en la que se salieron de los límites del pacto de Dios y entraron en el orgullo, la terquedad o la incredulidad?

 

Al igual que con el pueblo de Israel, nunca es demasiado tarde para ir al propiciatorio de Dios, pedir perdón y volver a entrar en la seguridad de Su pacto protector con nosotros.

 

Yeshúa hizo posible que entráramos en este pacto eterno. Aprovechémoslo para que podamos caminar en obediencia e intimidad con Él y recordar que nosotros, por nuestra cuenta, no poseemos justicia aparte de lo que Dios mismo nos concede a través del pacto hecho en la sangre de Yeshúa.

 

Oremos juntos: Dios, gracias por tu pacto y amor inquebrantable. Ayúdame a caminar en obediencia a tus caminos y dame la gracia de permanecer continuamente dentro de los límites de tus promesas eternas para mí.

Historias Recientes Relacionadas

Lea nuestras historias relacionadas y novedades más recientes.
Ofreciendo Ayuda
Ofreciendo Ayuda en esta Temporada Festiva
sábado, 3 de septiembre de 2022
Bendiciones Vendrán Sobre Ti
Bendiciones Vendrán Sobre Ti
sábado, 6 de agosto de 2022

¡Descargue la App de Noticias VPI!

Permanezca ACTUALIZADO de eventos clave de alrededor del mundo.
DESCUBRA cómo se relacionan con profecías bíblicas.
ORE por gracia y provisión donde se necesitan más.

app Playgoogle Play

Reciba las Noticias y Novedades Más Recientes

Manténgase al tanto. Reciba las historias y novedades más recientes desde Israel. ¡Apóyenos en oración!

Al proceder, acepto los Términos de Uso y Política de Privacidad.

Permanezca Involucrado

Déjenos Saber de Usted

Vision for Israel
P.O. Box 7743
Charlotte, NC 28241
United States
E: info@visionforisrael.com
T: +1 (704) 583-8445
F: +1 (704) 583-8308

Hazon Le’Israel
P.O. Box 9145
Modi'in, 7178451
Israel
E: info@visionforisrael.co.il
T: +972 (8) 978 6400
F: +972 (8) 978 6429

Diseñado y Desarrollado por WITH LOVE INTERNET