Parashat Sh׳lach Lecha

sábado, 25 de junio de 2022

Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestro corazón, como en Meriba, como en el día de Masah en el desierto, donde me tentaron vuestros padres, me probaron, y vieron mis obras.

Salmos 95:8-9

Sh'lach-Lecha ("Envía") es la 37ª porción semanal de la Torá en el ciclo judío anual de lectura de la Torá y cubre Números 13:1-15:41. El título está tomado de la primera palabra del imperativo que aparece al principio de la parashá en el versículo 2 cuando Dios le dice a Moisés: "Sh'lach-lecha" / Envía."

"Y Jehová habló a Moisés, diciendo: Envía tú hombres que reconozcan la tierra de Canaán, la cual yo doy a los hijos de Israel; de cada tribu de sus padres enviaréis un varón, cada uno príncipe entre ellos." — Números 13:1-2

Introducción

De vez en cuando, el contenido de la porción semanal de la Torá, así como el contenido litúrgico del servicio de la sinagoga, sin mencionar las enseñanzas del Nuevo Testamento, se cruzan. Todos los viernes por la noche antes de la puesta del sol, las sinagogas llevan a cabo un servicio litúrgico especial para dar la bienvenida al sabbat llamado Kabbalat Sabbat, lit. la Bienvenida del Sabbat. El servicio es de naturaleza alegre y musical, ya que los feligreses progresan a través de interpretaciones melódicas de los Salmos 92-100 que comienzan con la introducción, "mizmor shir l'yom ha'Shabbat – Un salmo, una canción; para el día de reposo, Sabbat" (Salmo 92:1).

 

El servicio en realidad comienza con el Salmo 95 antes de regresar al capítulo 92 al final del servicio. Salmos 95:1 encapsula la grandeza de la noche: "Venid, aclamemos alegremente a Jehová; cantemos con júbilo a la roca de nuestra salvación." La oración continúa, y aunque se canta con adulación, concluye con una advertencia y un recordatorio del sufrimiento que siguió para Israel en el desierto:

Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestro corazón, como en Meriba, como en el día de Masah en el desierto, donde me tentaron vuestros padres, me probaron, y vieron mis obras.

Cuarenta años estuve disgustado con la nación, y dije: Pueblo es que divaga de corazón, y no han conocido mis caminos. Por tanto, juré en mi furor que no entrarían en mi reposo. (Salmos 95:8-11)

El contexto de los versículos 10-11 se establece en la porción de la Torá de esta semana, Parshat Sh'lach-Lecha. Los capítulos 13-14 de Números relatan la historia de los doce espías que fueron enviados por Moisés para reconocer la Tierra Prometida en nombre de los israelitas. Según la narración, doce de los líderes verdaderamente grandes de la nación, uno de cada tribu, fueron a inspeccionar la Tierra, y regresaron con un informe que desmoralizó a la gente y les hizo perder la fe en su capacidad de ocupar su herencia dada por Dios. Como resultado, toda la generación fue condenada a muerte en el desierto y la entrada de Israel en la Tierra se retrasó durante casi cuarenta años.

 

Una Lección de Fe

En las sinagogas de todo el mundo, mientras los judíos se reúnen para escuchar esta historia leída públicamente en la lectura ceremonial de la Torá en la mañana de Sabbat, también se les recuerda las terribles consecuencias que el incidente de los Doce Espías ha tenido a lo largo de la historia judía. Según la tradición rabínica, la negativa del israelita a entrar en la Tierra Prometida ocurrió en Tisha b'Av, un día en el calendario bíblico que más tarde se convertiría en el aniversario de la destrucción del Primer y Segundo Templo, así como tragedias posteriores que sucederían a la comunidad judía hasta el día de hoy.

 

En el Salmo 95, el salmista describe el fracaso de la gente para entrar a la tierra metafóricamente como su negativa a entrar en el "descanso" de Dios. Esta descripción plantea muchas preguntas, entre ellas: ¿Cuál era el verdadero destino de Israel en el desierto? ¿Y de dónde derivó el salmista su asociación paralela de la Tierra Santa y el reposo?

 

En Números 10:33, leemos que al comienzo de su partida del Monte Sinaí, el Arca del Señor se presentó ante la gente en un viaje de tres días para "buscarles un lugar de descanso". Cuando leemos este pasaje en contexto, encontramos que quizás el aspecto más increíble del viaje al desierto fue que Dios ya estaba viajando por delante de las personas que buscaban menucha (un lugar de descanso). La palabra menucha, "reposo" significa con mayor precisión comodidad. De hecho, en la tradición judía uno de los nombres del Mesías por venir es Menachem, que significa 'consolador' – 'el proveedor de descanso'.

 

El Salmo 95 describe el pináculo del viaje desde la perspectiva de Dios en primera persona, "menuchati –  Mi descanso". Cuando consideramos la narrativa de los Doce Espías a la luz del comienzo del viaje en Números 10, comenzamos a entender la necedad de la gente. La palabra hebrea para buscar es latur (buscar/recorrer). Irónicamente, tanto la descripción de Dios yendo delante la nación para encontrar descanso como el reconocimiento de los espías de la Tierra Prometida se clasifican con la misma palabra (Núm. 10:33 a Núm. 13:17). En esencia, Dios ya estaba "recorriendo" delante de la gente para encontrar el lugar de descanso para que Él pudiera reunirse y consolar a Su pueblo rápidamente. En definitiva, el pecado grave en Parshat Shelach proviene de una falta de fe, es decir, la confianza en Dios. La gente no confiaba en la obra que Dios ya había hecho por ellos, y al determinar 'latur' por sí mismos, se sintieron abrumados por lo que vieron con sus propios ojos (Núm. 13:33).

El Día del Señor

Al comienzo de Números 14, leemos que la gente se lamentó toda esa noche por el informe de los espías y tramó formas de subvertir a Moisés y regresar a Egipto. Lamentablemente, al día siguiente, cuando la gente se dio cuenta de que había cometido un error, quisieron volver a entrar en la Tierra Prometida y luchar contra los amalecitas y los cananeos. Pero ya era demasiado tarde. Dios no fue con ellos. Y muchos hombres israelitas cayeron bajo la espada. Por lo tanto, en el relato paralelo del Salmo 95, el salmista insta a su audiencia, "hayom, im b'kolo tishma'u – Si oyereis hoy su voz...".

 

La dicotomía entre estos dos relatos paralelos se enfatiza en las palabras "día" y "noche". Así como la Torá dice que la gente lloró toda esa noche, lo hicieron porque se negaron a escuchar la voz de Dios cuando Él estaba presente en el día. Los detalles de este sutil contraste no deben pasarse por alto. En el pensamiento judío, el día y la noche son ilustraciones proféticas de la redención y el exilio. La noche representa la oscuridad que Israel sufre en separación de Dios, mientras que el día representa la luz que se disfruta al estar cerca del semblante de Dios. Cuando la historia de los Doce Espías es tomada como el catalizador del exilio judío, el precursor de los muchos desastres que ocurrieron a Israel en Tisha b'Av, el contraste poético tiene sentido: ¡La redención definitiva que finalmente ve a Israel y a la humanidad reconciliados con Dios puede describirse por completo como el Día!

 

En el Nuevo Testamento, el escritor de Hebreos hace una lección objetiva de este paralelo y cita el pasaje del Salmo 95 para exponer las lecciones que se encuentran en Parashat Shelaj. En su rica interpretación midráshica, el apóstol logra unir todos estos elementos para ilustrar la idea de la obra redentora de Dios a través del tema de Sabbat:

"Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas. Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia." (Hebreos 4:9)

En aras de la brevedad, sólo hemos incluido un versículo para ilustrar el tema. Pero por favor tómese el tiempo de investigar la totalidad de Hebreos capítulos 3-4 para pleno provecho. Por ejemplo, en Hebreos 3:12-19, el autor amonesta a su audiencia para evitar el pecado de un corazón incrédulo, refiriéndose a la generación que pereció en el desierto. Es más, con frecuencia cita el Salmo 95 directamente como el texto fuente de su argumento y hace uso de las imágenes del salmo para decir: "entre tanto que se dice: Hoy [hayom], exhortaos los unos a los otros cada día, para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado (v. 13)". El argumento del apóstol es magistral y brillante y enuncia el hecho de que Sabbat no es simplemente una ocurrencia semanal, sino un anticipo de algo mucho más grande.

El descanso de Sabbat de Dios

En Hebreos capítulo 3, el escritor compara entrar en la tierra prometida con entrar en la fe en el Mesías. Podríamos decir que tanto el Mesías como la entrada a la tierra vinieron como la culminación de las promesas del pacto. Tanto el Mesías como la entrada a la Tierra Prometida requieren fe y obediencia. Por lo tanto, el escritor comienza su discurso señalando que la primera y más obvia lección en Parshat Shelaj es que no alcanzar el descanso de Dios es el resultado de la incredulidad (Hebreos 3:19). Además, el descanso al que se refiere Hebreos es el mismo descanso descrito en Números 10 y el Salmo 95. Con esto en mente, el autor presenta una observación profunda de la obra de Dios en la creación:

Pero los que hemos creído entramos en el reposo, de la manera que dijo: Por tanto, juré en mi ira, no entrarán en mi reposo;  aunque las obras suyas estaban acabadas desde la fundación del mundo. (Hebreos 4:3)

Así como Números 10 describe el Arca de Dios yendo ante la nación para encontrar un lugar de descanso, el escritor de Hebreos describe la obra de Dios como terminada desde la creación. Esta puede ser una declaración desconcertante si no se le da reflexión, pero cobra vida cuando consideramos el texto fuente que forma la esencia de su argumento.

 

Cuando el salmista alude al descanso de Dios, sólo hay un "descanso" que pertenece a Dios mencionado en las Escrituras: Su descanso en la Creación. Por lo tanto, el apóstol relata la narración de la Creación y señala que de acuerdo con el simple significado del texto - el descanso al que se suponía que la gente debía entrar - realmente comenzó en el primer Sabbat después de los seis días de Dios crear el Universo; y dado que Dios no reanudó la creación después de Su descanso en el octavo día, Su Sabbat eterno todavía está esperando a todos aquellos que eligen escuchar Su voz, entre tanto que se dice: 'Hoy'.

 

En una línea similar, el profeta Isaías dice: 

“Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar". (Isaías 55:6-7)

Este viernes por la noche, mientras nuestro pueblo canta las palabras del Salmo 95 en las sinagogas de todo el mundo, unámonos también a ellos para considerar las lecciones de la porción de la Torá de esta semana, determinando eliminar las barreras en nuestros propios corazones que nos impiden entrar verdadera y plenamente en el consuelo de Dios.

Shabbat Shalom.

Historias Recientes Relacionadas

Lea nuestras historias relacionadas y novedades más recientes.
Libro de Rut
La Fiesta de Shavu'ot y Nuestra Misión VPI
sábado, 4 de junio de 2022
Becas
Venciendo el Odio y el Terrorismo
sábado, 28 de mayo de 2022
Bandera Israelí
¿Qué Sigue para Israel? Celebrando 74 años de Independencia
sábado, 7 de mayo de 2022

¡Descargue la App de Noticias VPI!

Permanezca ACTUALIZADO de eventos clave de alrededor del mundo.
DESCUBRA cómo se relacionan con profecías bíblicas.
ORE por gracia y provisión donde se necesitan más.

app Playgoogle Play

Reciba las Noticias y Novedades Más Recientes

Manténgase al tanto. Reciba las historias y novedades más recientes desde Israel. ¡Apóyenos en oración!

Al proceder, acepto los Términos de Uso y Política de Privacidad.

Permanezca Involucrado

Déjenos Saber de Usted

Vision for Israel
P.O. Box 7743
Charlotte, NC 28241
United States
E: info@visionforisrael.com
T: +1 (704) 583-8445
F: +1 (704) 583-8308

Hazon Le’Israel
P.O. Box 9145
Modi'in, 7178451
Israel
E: info@visionforisrael.co.il
T: +972 (8) 978 6400
F: +972 (8) 978 6429

Diseñado y Desarrollado por WITH LOVE INTERNET